DERECHO DE FAMILIA

El Derecho de familia se contiene, esencialmente, en nuestro Código Civil reconocido como Derecho privado general, sus normas no protegen un interés particular sino familiar regulando derechos y obligaciones interpersonales.

Las Compilaciones forales, contienen para sus respectivos territorios, normas e instituciones propias siendo las más características las referentes al régimen de bienes del matrimonio.

Un abogado de familia está especializado en procesos de separación, divorcio, nulidad civil y eclesiástica, medidas en parejas de hecho, modificación de medidas, liquidación de bines gananciales, incapacidades, tutelas, curatelas, prodigalidad, paternidad, herencias, etc.

Elvira Chicharro Abogados pone a su disposición un amplio equipo de abogados especialistas que le asesorarán y le brindarán asistencia profesional y personalizada en todos los asuntos relacionados con el derecho de familia y matrimonial.

Consejos ante un conflicto de familia.
  1. No firme ninguna propuesta de convenio regulador de separación, divorcio, medidas paterno-filiales o documento privado o público (en Notaria) sin el consejo de un abogado de familia.
  2. Ante sus dudas respecto a una ruptura matrimonial (uso de la vivienda familiar, custodia de los hijos, régimen de visitas a los hijos, pensión compensatoria, pensión de alimentos) consulte a un abogado de familia.
  3. Guarde o haga copia de documentos económicos: nóminas, declaraciones IRPF, IVA, SOCIEDADES, recibos de gastos, extractos bancarios, escrituras, etc.
  4. No se precipite en tomar decisiones rápidas si no es necesario, consulte antes a un abogado especialista.
  5. El abogado que elija le aconsejará que intente primero la solución amistosa, y si no es posible defenderá sus derechos contundentemente.
Diferencia entre separación y divorcio
  1. Para que la separación tenga “efectos legales”, se requiere su declaración mediante una sentencia judicial, cosa que no pasa con la separación de hecho, en la que tan solo se produce el cese de la convivencia de los cónyuges pero sin producirse los efectos legales frente a terceros.
  2. El divorcio produce la disolución del régimen económico matrimonial. La separación produce el efecto de la “separación de bienes” desde la sentencia.
  3. Tras el divorcio los cónyuges pueden volver a contraer matrimonio entre sí o con otras personas. No ocurre con la separación pues el vínculo matrimonial sigue vigente.
  4. Tanto el divorcio como la separación legal impiden que el otro cónyuge herede abintestato (si no hay testamento), y que tenga derecho a la legítima.
  5. Tanto la sentencia de separación como la de divorcio recoge las medidas respecto al cuidado de los hijos, guarda y custodia, régimen de visitas, comunicación y estancia, ejercicio de la patria potestad, gastos de mantenimiento de éstos, la disolución del régimen económico del matrimonio, el uso de la vivienda, etc.

Cuente con nosotros, abogados expertos en separaciones y divorcios, diseñamos a su medida la estrategia jurídica que más se ajuste a sus necesidades familiares.

ÁREAS DE ACTUACIÓN

·Separación. No disuelve el vínculo matrimonial pero implica el cese efectivo de la convivencia de ambos cónyuges, teniendo consecuencias tanto patrimoniales como personales a raíz de la sentencia judicial.

·Procedimientos de divorcio. Contencioso y mutuo acuerdo.
Disolución del vínculo matrimonial. Por otro lado la sentencia de divorcio produce entre sus efectos la disolución del régimen económico matrimonial. Por ello a partir de la firmeza de la sentencia y en defecto de acuerdo entre los cónyuges, debe solicitarse la liquidación en el caso de la sociedad de gananciales.

·Parejas de hecho. Unión estable de dos personas de igual o distinto sexo, sin vínculo matrimonial que deben de cumplir una serie de requisitos para constituirse como tal, dichos requisitos pueden ser diferentes según la comunidad autónoma donde residan ya que en algunas es obligatorio la inscripción en un registro público y en otras el registro es sólo informativo.

·Medidas Paterno filiales. Se trata de regular las relaciones futuras entre parejas que, aún no estando casados, han mantenido igual relación de afectividad, tienen hijos comunes, y deciden interrumpir su convivencia.

·Pensiones de alimentos. Entre parientes que conforme a nuestro ordenamiento jurídico, tienen obligación de prestarse, de padres a hijos y viceversa, el art. 50 del Código Civil, tiene en cuenta las obligaciones familiares en la promoción del bienestar de las personas de la tercera edad.

·Ejecución de medidas acordadas en sentencia. Solicitar del Juzgado ponga en marcha las medidas ejecutorias necesarias para que los obligados al pago de pensiones de alimentos procedan a efectuarlo, produciéndose el embargo de salarios o cuentas bancarias.

·Incumplimiento de convenio. Denuncia de impago de pensiones, tras impago de las pensiones que el Juez establece de forma voluntaria por parte de quien viene obligado a pagarlas.

·Delito de impago de pensiones alimenticias. El progenitor no custodio (hombre o mujer) deja de contribuir al pago de la pensión de alimentos a su/s hijo/s que por resolución judicial viene obligado. Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestidos y asistencia médica de los hijos, incluyendo así mismo la educación y los gastos de embarazo y parto, en cuanto éstos no estén cubiertos de otro modo.

·Jurisdicción voluntaria. Los actos de Jurisdicción Voluntaria se caracteriza por el carácter no litigioso de los expedientes, como la adopción y las cuestiones relativas a incapacitaciones: tutela, curatela y guarda de hecho, como por ejemplo procesos en los que se solicita ante el Juzgado competente el nombramiento de defensor judicial o tutor para la aceptación de una herencia por una persona menor de edad, el de intervención judicial en relación con la adopción de medidas específicas para el caso de desacuerdo en el ejercicio de la patria potestad o ejercicio inadecuado de administración de bienes del menor o persona con capacidad modificada judicialmente, etc.
Expedientes de jurisdicción voluntaria en materia de derecho sucesorio como la autorización o aprobación de la aceptación o repudiación de la herencia en los casos determinados por la ley, causas de indignidad para heredar, así como para ser testigo en el otorgamiento de los testamentos, etc.

·Menores. Guardia y custodia, patria potestad, régimen de visitas, etc. Impugnación de resoluciones administrativas sobre tutelas, guardas, acogimientos. Revisión ante el órgano judicial competente de las medidas acordadas por la Administración para la protección del menor.

·Procedimientos de reconocimiento e impugnación de la filiación, paternidad, maternidad. La filiación puede tener lugar por naturaleza (matrimonial y no matrimonial) y por adopción. La filiación determina los apellidos con arreglo a los dispuesto en la ley.